Por Alejandro J. Lomuto

La oposición al chavismo tiene tres enemigos. Uno es el oficialismo, que dispone de cuantiosos recursos legales, administrativos y financieros para combatirla. Otro es la propia crisis ‒política, institucional, económica, social y humanitaria‒ en que está sumergida Venezuela, que solo le promete serias dificultades para el caso de que acceda al gobierno. Pero esos dos, aun con la enorme magnitud que tienen, son adversarios lógicos y sus amenazas son previsibles. El peor enemigo de la oposición es la oposición misma, con sus crecientes dificultades para coordinar estrategias y acciones. Seguir leyendo “El peor enemigo de la oposición venezolana no es el chavismo”

Anuncios