Un análisis de lo que aportaron los gobiernos de Brasil y Venezuela a sus propias debacles; un conjunto de testimonios de la dramática crisis alimentaria venezolana; una reflexión sobre la oposición entre estado clientelar y estado meritocrático, y una revalorización de la docencia entre las profesiones de un futuro cada vez más afectado por el cambio tecnológico.

Los costos de la legitimidad perdida

La brutal erosión de las democracias brasileña y venezolana, aunque con diferentes ritmos y niveles, se vincula con la fractura entre discurso y acción que han mostrado sus presidentes en las gestiones de los últimos años. Una marca de la etapa que no solamente se registra allí.

Artículo del periodista Marcelo Cantelmi, publicado en el diario Clarín, de Buenos Aires, el 20/5/2016:

http://www.clarin.com/mundo/Brasil-Venezuela-costos-legitimidad-perdida_0_1580242169.html

* * * * *

“Si desayuno, no almuerzo”

Testimonios de barrenderos, vendedoras de tiendas, enfermeras, taxistas y empleadas de limpieza sobre cómo se alimentan en el contexto de la severa crisis de desabastecimiento que sufre Venezuela.

Crónica de la periodista Julett Pineda, publicada en el sitio web Efecto Cocuyo, de Caracas, el 24/5/2016:

http://efectococuyo.com/efecto-cocuyo/si-desayuno-no-almuerzo-siete-testimonios-detras-de-la-crisis-alimentaria-en-venezuela

* * * * *

Un big bang reformador

La persistencia de un Estado clientelar, con todas las distorsiones que alberga y con el alejamiento de la meritocracia que conlleva, deteriora la calidad democrática, perjudica la eficiencia económica y reduce la igualdad de oportunidades. Pero pasar de un Estado clientelar a otro más transparente y meritocrático no se consigue con un par de leyes y la introducción de alguna institución copiada.

Artículo del economista y ensayista Carlos Sebastián, publicado en el diario El País, de Madrid, el 24/5/2016:

http://elpais.com/elpais/2016/05/23/opinion/1464018943_094330.html

* * * * *

La docencia es la ocupación que se viene 

El tsunami tecnológico no sólo hace más urgente la jerarquización de la educación mediante la jerarquización del docente, también la hace más posible. Después de todo, la combinación de mayor demanda, naturaleza artesanal e inmunidad tecnológica debería asegurarle al docente un mejor salario, y a la docencia una oferta de calidad.

Artículo del economista Eduardo Levy Yeyati, publicado en el diario La Nación, de Buenos Aires, el 23/5/2016:

http://www.lanacion.com.ar/1901558-la-docencia-es-la-ocupacion-que-se-viene

 

Anuncios